Fundación Luxemburgo

Fundación Luxemburgo -

Fallecimiento Sr. Juan Labra Inzunza – Presidente Directorio Fundación Luxemburgo

El pasado 16 de Octubre falleció el Presidente del Directorio de Fundación Luxemburgo Sr. Juan Labra Inzunza, abogado de profesión y miembro del directorio de esta institución desde sus orígenes. Lo recordamos como un caballero en toda la amplitud de la palabra, fue una noticia que nos tomó por sorpresa y nos impactó por lo inesperada y dolorosa. Sin embargo, confiamos en Dios que él ya ha comenzado a gozar de la Vida Eterna y que siempre estará en nuestras memorias.

El día sábado 18 de Octubre se realizó una misa en la Iglesia La Merced con una alta concurrencia de familiares, amigos y comunidad curicana. Sus restos fueron sepultados en el Cementerio Parque de Curicó, donde familiares y amigos lo despidieron de cariño, respeto, agradecimiento y admiración por las labores que desarrollaba, así como el inmenso amor que tenía por su esposa e hijos.

En la edición del día miércoles 22 de Octubre del Diario La Prensa, el periodista Roberto Gómez escribió una columna que queremos compartir con ustedes:

Un hombre llamado Juan…

“Tengo estos huesos hechos a las penas y a las cavilaciones estas sienes… Pena que va… cavilación que viene…”, decía Miguel Hernández, poeta republicano y campesino español que murió en una cárcel de Madrid luego de escribir con su propia sangre en los muros de la prisión: “Despedidme del sol y de los trigos…”

Tengo pena, mucha pena… le dije a los hijos de Juan. Fue lo único que se me ocurrió decir… Y lo dije mientras sentía el corazón trenzado. Y lo dije además, porque era toda la verdad. Y no dije nada más. 

Me aturdió el murmullo que llegó, como llega el viento a su lugar. Un poco en silencio. Como enrrollándose sobre sí mismo. Intentando devolverse, para levantar luego su armadura de vidrio y dejarse caer como caen las olas luego de levantar sus crines blancas. La muerte se comunica como un trueno, que quiere acallar lo sucedido. 

Y fue el dolor que comunicaba el hecho doloroso usando breves segundos. Falleció Juan Labra… Después el blanco. Luego el negro… y luego el miedo. Y después quedarse suspendido… Como las avecillas que observan desde lo alto, sin hacer ruido. 

Y después las cavilaciones de las que habla Miguel Hernández…

Pensar en el juicio de Dios que es nuestro propio juicio… El juicio de Dios es menos severo que el juicio de la gente. Incluso el juicio de la gente suele ser casi cruel. La gente pasa por las veredas y las calles sin siquiera mirar y mucho menos pensar. La gente solo piensa en ellos mismos, o ni siquiera lo hacen. 

Juan fue un guardián de la solidaridad. Que es vivir para otros. Todos supimos de ellos. Y por eso fue un buen cristiano. Fue observante y practicante de los preceptos cristianos. 

“Tuve hambre y me diste de comer. Tuve sed y me diste de beber, estuve preso y me visitaste…”. “Lo que por otros hiciste, por mí lo hiciste…”.

De juicios sabía mucho… Fue un buen abogado para el bien de la justicia. Fue un buen testigo de los que dan pruebas creíbles. Fue un buen samaritano. Fue el más decente, le escuché decir a una personas entre un grupo de iguales…

No veo como bueno el despedirlo, como si ya no fuera a volver nunca más. Felizmente eso no es cierto. Lo del otro día, fue una pena en medio de la alegría. Nuestra alegría, porque está donde siempre quiso estar. Y lo hizo a punta de servicio a los pobres, a los afligidos, a los perseguidos, a los ciegos… y lo mejor de todo es que lo hizo con una sonrisa eterna.

La resurrección está aconteciendo. Sobretodo la de los justos. La de los que todavía creen, cuando hay por qué creer. Yo creo que está aconteciendo. Los hijos de Juan son la resurrección. La Fundación que presidía es la resurrección. Los amigos que están tristes y que lo traerán de vuelta a los altos andamios de las flores, está a punto de manifestarse en esta primavera. 

La verdadera muerte es el olvido; y la resurrección es presencia permanente. No puede morir al que se le recuerda. Por sus descendencias. Y por sus actos. Y la vida que construirán con el mismo molde. Por los hechos en los que seguirá interviniendo. En la vecindad, el trabajo, la oficina. Por la casa que edificó, porque su figura seguirá presente en el barrio. En esa calle larga donde la gente se saluda muchas veces en el mismo día. Porque cuando haya que discernir sobre cómo hacer correctamente, volverá su presencia fresca a iluminar las decisiones.

Porque si hay un juicio, estará lleno de preguntas y si hay un juicio habrá una recompensa que vendrá como respuesta a lo más querido. Y la verdad se transformará en pregunta… ¿Qué quieres que haga?… Y se harán presentes todos.

Volverá a aparecer la Nelly, sus hijos, los amigos, el futuro del partido al que sirvió con decencia. La escuela. La ciudad a la que tanto quiso. La fe que puede mover montañas…

Y si de veras creemos que vendrá. Lo veremos venir… Porque seguiremos contando con él”. 

Programa Normalización de Estudios

Para todos los jóvenes y adultos que no han finalizado su Enseñanza Básica o Media, les invitamos a inscribirse en el Programa de Normalización de Estudios que nuestra institución ejecutará durante el año 2014. Consultas e inscripciones en nuestra oficina central ubicada en Calle Carmen 961 – Curicó, de Lunes a Viernes en los siguientes horarios: Mañana 09.00 a 13.00 hrs. / Tarde: 15.00 a 19.00 hrs. CUPOS LIMITADOS – PROGRAMA FLEXIBLE Y GRATUITO DE EDUCACIÓN