Desde 1991 se construyeron siete Aldeas Rurales en las comunas de Teno y Romeral, éstas son:

  1. Luxemburgo I ( 8 casas)
  2. La Laguna (15 casas)
  3. Padre Louis Letsch (47 casas)
  4. Príncipe Guillermo (37 casas)
  5. San José El Molino (30 casas)
  6. Santa Cecilia (23 casas)
  7. La Esperanza (11 casas)

Visita el link para conocer nuestras aldeas rurales. 

¿Qué son las Aldeas Rurales?

Tal como lo define el mismo proyecto en sus objetivos y procedimientos es una propuesta integral de desarrollo para las familias campesinas. Es participación, organización, construcción de un espacio humanamente habitable, desarrollo y progreso socioeconómico y mejoramiento de la calidad de vida. Es un proyecto de asentamiento humano que da seguridad a la vida familiar, integrándola a la solidaridad de la vida comunitaria, y haciéndola dialogar activamente con el hábitat rural.

Es un nuevo estilo de vivir la ruralidad que fomenta la vida, la cultura y el trabajo de las familias campesinas; fortalece el asentamiento permanente de ellas en su propio hábitat; les otorga las capacidades y habilidades para una vida comunitaria y solidaria; y las proyecta con mayores posibilidades a los desafíos de modernidad presentes en el mundo.

La perspectiva del proyecto se reconoce en una perspectiva temporal, en la intervención apropiada del espacio, y en un concepto de desarrollo amplio de sus habitantes.

Esta experiencia busca enfrentar la pobreza rural desde un enfoque integral, contribuyendo a la obtención de una vivienda, con un desarrollo asociativo comunitario, con prácticas microempresariales y un entorno natural compuesto por centros comunitarios, jardines infantiles, postas de primeros auxilios y escuelas.

Intervención apropiada del espacio

Otra característica del proyecto es la dimensión espacial que conlleva. En una vista panorámica de cada una de las aldeas nos muestra en toda su magnitud un grupo de viviendas situadas en forma oval, mirándose entre sí y en su conjunto, insertadas en medio de la misma ruralidad y abriendo sus brazos a la modernidad. Son más que una sola infraestructura y menor que una ciudad. Sin embargo, son una unidad armónica de construcción, de vida y de comunidad. Es un espacio habitable a escala humana y compartido por familias con intereses comunes, que dialoga fuertemente con el entorno agrícola de los sectores.

Cada Aldea constituye un asentamiento humano, donde existe un espacio comunitario – almacén, centro deportivo, centro comunitario y la Iglesia -, el espacio privado – la casa propiamente tal y la huerta – y el espacio de trabajo común – un terreno variable para actividades productivas comunes.

Características de las casas

En todas las Aldeas las casas tienen características similares, emplazadas cada una en un terreno de aproximadamente 600 metros cuadrados. La casa y el antejardín ocupan aproximadamente 100 metros cuadrados, lo que le permite a cada familia contar con un terreno de 500 metro cuadrados para sus propias siembras, crianza de aves y plantaciones de frutales en la huerta.

Las casa de dos pisos y 70 metros cuadrados son de albañilería en el primer piso y tabiquería en el segundo. Cuentan con tres dormitorios, un baño, una cocina y una sala de estar y comedor. Todas tienen instalaciones de luz eléctrica, agua potable y alcantarillado y un servicio de gas domiciliario con un estanque centralizado. Para no romper la armonía y la comunicación se optó por colocar malla y cercos vivos entre un sitio y otro, y no las conocidas panderetas de división. Éstas no son necesarias, ya que existe un sentido común de velar por los bienes ajenos a la propia casa.

Logros de esta experiencia

Los principales logros de la experiencia son:

* Construcción de 7 Aldeas Rurales. Con el consiguiente beneficio para más de 150 familias  propietarias en cuanto a su vida familiar y en comunidad.

* Un espacio comunitario que ha propiciado fuertemente el lazo asociativo, contribuyendo a la participación activa de la elaboración de programas y proyectos que mejoran su calidad de vida en salud, educación y vivienda.

* Familias que viven en un asentamiento con servicios comunitarios (Sedes Comunitarias, Jardines Infantiles, Escuelas, Postas de Primeros Auxilios, etc.).  Lo que ha propiciado fuertemente el lazo asociativo, contribuyendo a la participación activa de la elaboración de programas y proyectos.

* Más de 150 familias campesinas con una alta presencia pública y “poder local” a nivel de comuna, son visibles y contribuyen en el desarrollo comunal por medio de su activa participación como ciudadanos, han logrado el empoderamiento.

* La construcción de las aldeas rurales y todas las actividades realizadas han contribuido en gran medida a elevar la calidad de la vida social y el bienestar de todos los participantes involucrados. Han recibido capacitación que les ha permitido realizar acciones personales y familiares, desarrollo organizacional, junto con generar técnicas de liderazgo, experiencias microempresariales, entre otras. Además, cuentan con las herramientas suficientes y necesarias para enfrentar positivamente situaciones conflictivas en el ámbito familiar y comunitario. Sin embargo, la mayor fortaleza radica en el afán de cambio y progreso, que con su capacitación específica, han podido hacer caminar su racionalidad empresarial (entendida en el vasto mundo del emprender).